El gerente deportivo del Cacique valoró el trabajo de las divisiones inferiores en el actual momento de Colo Colo y cuenta cómo convenció a varios de quedarse en Macul

José Daniel Morón es palabra autorizada para hablar de Colo Colo. El histórico ex guardameta del club, hoy en su rol como gerente deportivo, ha sabido transmitir tranquilidad al camarín como principal intermediario entre dirigencia, cuerpo técnico y plantel. El ex campeón de América de 1991, en conversación con El Deportivo de La Tercera, se refirió al gran aporte de los jugadores provenientes de las divisiones inferiores.

‘Su aporte ha sido vital, porque los jóvenes en Colo Colo han aparecido en los momentos más difíciles de nuestra historia. Cuando llegué al club (1987), había jugadores de casa como el Chano Garrido, Jaime Pizarro, Chupete Hormazábal y el Pillo Vera, de los cuales algunos continuaron, y fuimos formando el equipo que en 1991 ganó la copa’, señaló.

Además, el argentino-chileno comparó la situación con algunos de los momentos más duros en la historia del Cacique. ‘En la quiebra también aparecieron un montón de canteranos que le pusieron el pecho a las balas y se terminó siendo campeón. Eso te da el significado de ser nacido en Colo Colo. O incluso ahora, cuando muchachos de 18 años se pusieron la camiseta para no descender’ recordó.

Jugadores formados en el club

Además, Morón repasó a algunos de los jugadores que han contado con más oportunidades en el último tiempo. ‘Te puedo nombrar el caso de Jeyson Rojas o el de Brayan Soto, que ha tenido algunos minutos. En esta temporada lo hecho por Vicente Pizarro, la aparición de Bruno y Daniel Gutiérrez, Luciano Arriagada y Joan Cruz‘, señaló.

Al respecto, el ídolo albo cuenta cómo convenció a varios de estos jugadores para que no se fueran a otro equipo y esperaran por su oportunidad en el club. ‘Joan (Cruz) habló varias veces conmigo porque su representante quería llevárselo a Flamengo. Nosotros le dijimos que no, porque queríamos sostener este proyecto con ocho o nueve jugadores en casa. No es fácil decirle a un chico que no se vaya, los representantes los entusiasman pero no tienen la capacidad de entendimiento que tuve yo que jugué 20 años y sé que esto es un proceso’, afirmó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *